Thursday, August 17, 2017

Historicism or Classical Futurism?



Genesis: Tanner, “Is Daniel’s Seventy-Weeks Prophecy Messianic? Part 1, Bibliotheca Sacra 166 (April–June 2009): 181–200.
“This tendency in Jewish circles to see the 70 weeks fulfilled in Jerusalem’s destruction in A.D. 70 is even more strongly affirmed in the Jewish chronological work, Seder Olam Rabbah [c. A.D. 160] the chronology espoused therein became commonly accepted in subsequent Jewish writings, including the Talmud & the consensus of Jewish rabbinical scholars.”

What Did Jesus Say: Young, The Prophecy of Daniel: A Commentary, p 215.
“It is assumed that when Christ spoke of the abomination of desolation, he had in mind [Dan. 9:24-27]. Since therefore he regarded the abomination as future, the 70th seven in which the abomination is to occur, must also be future [Matt. 24:15-16; Luke 21:20-21].”

Why Antiochus Doesn’t Fit: ESV Study Bible, Dan. 11.44-45:
“One striking difference between Antiochus IV Epiphanes and the Antichrist lies in the events surrounding the king’s death, which do not fit what is known of the death of Antiochus IV. He met his end during a relatively minor campaign against Persia in 164 b.c., not between the sea and Jerusalem after a grand and successful assault on Egypt. When compared to the precision of fulfillment of the previous verses of ch. 11, these verses may be looking for a greater fulfillment that is yet to come at the time of the end. the glorious holy mountain. This is the Temple Mount in Jerusalem, which perhaps here should be connected to the fall of the Antichrist in the battle of Armageddon (cf. Rev. 16:13–16).”

The Abomination: a thing or a person? A. B. Mickelson, Interpreting the Bible, 1972, p. 293.
“Hence person and thing are intermingled in the imagery….In Matthew the abomination is described as a thing which stands in a holy place (24.15). But in Mark a neuter noun (‘abomination’) is modified by a masculine participle. This strange grammatical shift shows that for Mark the abomination is a person who stands where he ought not to stand (Mark 13.14). The man of lawlessness in 2Thess 2 is clearly an individual, [the] product of the mystery of lawlessness which is continually operating.”

Antiochus or Titus? Archer, “Daniel”, Expositor’s Bible Commentary vol. 7.
“It is important to observe that [Mat 24.15] conclusively proves that Jesus himself regarded the fulfillment of the prophecy in Daniel as yet future…This means that a genuine theological or doctrinal issue is at stake here; for if the hypothesis of complete fulfillment by Antiochus is correct, as many liberals insist, it raises a real question as to whether [Jesus] was mistaken in his understanding of prophecy and the theological interpretations of the OT.”

Keil, The Book of Daniel, pp 354-85.
“The reference of this prophecy to the destruction of Jerusalem by the Romans [is] not thereby proved, because in his discourse Christ spoke not only of this destruction of the ancient Jerusalem, but generally of his parousia & the end of the age (Matt. 24:3), & referred the words of Daniel of the Kingdom to the parousia of the son of man.”

Addendum: “the wing of abominations.” Archer, “Daniel”, Expositor’s Bible Commentary vol 7
The phrase “that causes desolation” [lit. “a desolator of abominations”] bears an interesting resemblance to [“the abomination that causes desolation”, Dan 11.31; & “the abomination that causes desolation”, Dan 12.11; cf. Matt. 24.15] Significantly the evangelist inserted the parenthetical exhortation “Let the reader understand.” It is important to observe that this reference…conclusively proves that Jesus himself regarded the fulfillment of the prophecy in Daniel as yet future rather than as having been completely realized in the time of Antiochus Ephipanes, as the Maccabean date hypothesis supposes.



“At that time…” Dan. 12.1: Anderson, Signs & Wonders: A Commentary on the Book of Daniel:
“The artificial chapter division at this point should not be allowed to obscure the very real nexus between 11.45 [death of Anti-Christ] & 12.1….The immediate context of vv.1-3 [i.e., resurrection] is clear beyond question & is integral to a proper understanding of their significance.”

WBC, Daniel, Goldingay:
“The phrase [At that time, Dan 12.1] again indicates continuity with what precedes…”

Nothing wrong with types: D.J. Moo, The Case for the Posttribulation Rapture Position:
“[Jesus probably] ‘telescopes’ A.D. 70 & the end of the age in a manner reminiscent of the prophets, who frequently looked at the end of the age through more immediate historical events.”

Miller, New American Commentary, “Daniel”, p. 206-211:
“Denying religious liberty is characteristic of dictators (e.g. Antiochus IV, Nero, Domitian, Stalin, Hitler, and others), but antichrist will go beyond what anyone has done before in his attempt to create a thoroughly secular world.”

Ezekiel, Daniel, Thompson, Comfort, Carpenter, pp 427-29:
“While this commentary maintains that Antiochus…foreshadowed the little horn spoken of in chapter 7 as well as the mysterious figures in 9.27 and 11.36-39, 40-45; 12.1-7, 8-13, it also asserts that this book of Daniel does not find its ultimate culmination in this historical figure.  The figure portrayed in these latter passages far surpasses the diabolical deeds of Antiochus.”

Last Word: International Critical Commentary, Matthew 19-28:
“In the background [to Matt. 24.14] is the Old Testament motif of the nations’ end-time conversion to Yahweh. Here that conversion heralds the end.” Cp. Isa 2.2-4; 45.14-15, 20-25; Micah 4.1-5.


Further Reading
Primary Sources:
·       1 & 2 Maccabees, c. 2nd cen. BC.
·       Antiquities of the Jews, Josephus, c. 90s AD.
·       Apocalypticism in the Dead Sea Scrolls, J. J. Collins.

Secondary Sources:
·       The Book of the Prophet Daniel, Keil & Delitzsch.
·       Expositor’s Bible Commentary, vol. 7, ‘Daniel ’ by Archer.
·       New American Commentary, “Daniel” by Miller.
·       Daniel, The Prophecy of the Seventy Weeks, Walvoord.
·       The Brown-Driver-Briggs Hebrew & English Lexicon.

Friday, June 23, 2017

En la Biblia no aparece “Jesucristo”

Por Pastor Alex Davila


El título de este artículo solamente sorprenderá a quienes no conocen otras versiones de la Biblia más que aquellas en idioma Español. Y más aún, a aquellas personas parcializadas hacia una sola versión de la Biblia en particular, como es el caso de los famosos movimientos ‘sólo Reina Valera 1960’, y los ‘sólo NVI’. Y aclaro que no estoy sugiriendo en absoluto, que sea necesario aprender otros idiomas, sino solamente comparar las diferentes versiones de la Biblia en otros idiomas aparte del nuestro, por lo menos aquellos idiomas similares, como el Francés y el Portugués.


Como veremos a continuación, “Jesucristo” es una palabra que —aunque famosa— solamente aparece en nuestras versiones de la Biblia al Español, y no en la Biblia en sí, o en versiones de la Biblia en otros idiomas. Razón por la cual, considero de mucha importancia aclarar este tema al público de habla Hispana. Para demostrar esto, les invito a leer Mateo 1:1 en estos idiomas similares al Español:

“Généalogie de Jésus Christ, fils de David, fils d'Abraham.”
(Louis Segond —Francés)

“Livro da geração de Jesus Cristo, Filho de Davi, Filho de Abraão.”
(Almeida Revista e Corrigida —Portugués)
Como se puede notar en estas versiones de la Biblia en Francés y Portugués, no aparece la palabra “Jesucristo” que aparece en nuestras versiones en Español. Observe también, que lo mismo ocurre en el idioma Inglés:


“The book of the genealogy of Jesus Christ, the son of David, the son of Abraham.”

(English Standard Version)

En Francés se leen dos palabras: Jésus Christ. En Portugués ocurre lo mismo, se leen dos palabras: Jesus Cristo. Y también en Inglés se leen dos palabras: Jesus Christ. Lo único que varía en estas versiones de la Biblia, es evidentemente, la pronunciación de estas dos palabras. Pero ¿por qué en nuestras versiones en Español de la Biblia se lee “Jesucristo”, a diferencia de las versiones mencionadas? Pues antes de responder esta pregunta, lo primero que haremos, será probar que las versiones antes mencionadas están en lo correcto. Estos son los momentos en los que es necesario ir a los idiomas originales de la Biblia; en este caso al idioma original del Nuevo Testamento, que es el Griego. Veamos Mateo 1:1 en su idioma original:

βιβλος γενεσεως ιησου χριστου υιου δαυιδ υιου αβρααμ
(Nuevo Testamento Griego)

Literalmente dice:
"libro del origen de Jesús Cristo hijo de David hijo de Abraham"
El idioma original Griego registra dos palabras: Jesús Cristo. Un nombre (Jesús), y un título (Cristo). Ambas palabras fueron transliteradas (no traducidas) a los diferentes idiomas, incluyendo el Español, con la excepción de que los traductores de las versiones en Español son los únicos que tomaron la particular decisión de unir las dos palabras en una sola. ¿Habrá algún propósito detrás de esto? Pues el diccionario de la Real Academia Española responde estas preguntas:

Jesucristo.
(De Jesús y Cristo).
1. m. Según la fe cristiana, el Hijo de Dios hecho hombre.
Note que el diccionario de la Real Academia Española dice: “De Jesús y Cristo”, dos palabras en su origen, y no una sola. Algo que correctamente observamos en las versiones mencionadas anteriormente en otros idiomas. Ahora, observe que la referencia del diccionario a “la fe cristiana”, no es obviamente una referencia a la fe cristiana del Nuevo Testamento (según la parte final del significado), sino una clara referencia a “la fe Católica-Protestante”, específicamente a la segunda persona de su doctrina de la Trinidad: el Hijo de Dios hecho hombre. El propósito es claramente utilizar a su favor, cualquier detalle que les ayude a preservar sus elaborados dogmas, principalmente el de la Trinidad.


De tal manera que, por “Jesucristo”, los traductores de las versiones en Español de la Biblia, se refieren a la segunda persona de la Trinidad Católica-Evangélica: “el hijo de Dios hecho hombre”. En este sentido, podemos decir que, “Jesucristo (el hijo de Dios hecho hombre)”, es sin duda alguna un personaje que no aparece en la Biblia. Y es importante dejar claro que este no es un asunto de pronunciar los nombres en su idioma original, como es el Hebreo y el Griego, no se está sugiriendo tal cosa. Tampoco se está hablando de eufonía. Ni menos de adoptar un pensamiento legalista como muchas denominaciones Cristianas Sabatistas. Estamos hablando de la importancia de conocer estos pequeños detalles que pueden desviar la atención de los lectores hacia otro lugar diferente al que la Sagrada Escritura nos quiere guiar.

El punto importante a resaltar aquí, es que “Jesús” es un nombre y “Cristo” es un título. Cristo no es el apellido de Jesús. Ciertamente José no era “José Cristo” ni María era “María Cristo”, definitivamente ellos no eran “los Señores Cristo”. El problema es que la palabra “Cristo” es una palabra Griega y no una palabra en Español; y al no estar traducida al Español, sino transliterada al Español, ha causado cierta confusión, dado que si los traductores hubiesen traducido la palabra “Cristo” al Español, entonces Mateo 1:1 se leería así:
“libro del origen de Jesús Ungido, hijo de David hijo de Abraham”
El significado en Español de la palabra Griega “Cristo” es “UNGIDO”. Conociendo el significado en Español de esta palabra Griega, nos damos cuenta que definitivamente, Jesús no es el único “Cristo” que aparece en la Biblia. Dado que Jesús, no es el único “UNGIDO por Dios” que registra la Sagrada Escritura. Antes de Jesús, la Biblia habla de muchos “Cristos” (Esp. UNGIDOS, Heb. MESÍAS) que precedieron a Jesús, y de acuerdo a este CONTEXTO podemos afirmar sin duda alguna que, un UNGIDO no es Dios!, sino una persona que ha sido elegida por Dios para desempeñar una función en particular.


Conocer esto llevará al lector a hacerse dos preguntas: ¿Qué es Ungir? Pues según la Biblia “Ungir”, es aplicar aceite en la cabeza de una persona para seleccionarla como Gobernante o Rey (1 Reyes 1:33-35, 39-40).

Y ¿Quién es un Ungido? De acuerdo al contexto Bíblico un “Ungido”, es alguien que ha sido seleccionado como Gobernante o Rey (1 Reyes 2:10-12).

Y es que en el contexto de la Cultura Hebrea de la Biblia, un MESÍAS (Gr. Cristo, Esp. Ungido), puede referirse a “un profeta”, “un sacerdote”, o “un Rey” que ha sido consagrado al servicio de Dios. La creencia Hebrea, era que cuando Dios Ungía a una persona, esa persona estaba equipada para hacer la obra de Dios, porque había recibido una porción del Espíritu Santo. Por lo tanto, en la Biblia Hebrea (i.e. Antiguo Testamento) hay varios MESÍAS, o CRISTOS.

Por ejemplo:
·       El Rey Saúl, es MESÍAS (Esp. UNGIDO, Gr. CRISTO) en doce versículos de la Escritura (1 Samuel 12:3,5; 24:6 —dos veces 10; 26:9,11,16,23; 2 Samuel 1:14,16,21)

·       El Rey David seis veces (2 Samuel 19:21; 22:51; 23:1; Salmo 18:50; 20:6; 28:8)

·       Un Sacerdote cuatro veces (Levíticos 4:3,5,16; 6:22)

·       Un actual Rey tres veces (Lamentaciones 4:20; Salmo 84:9; 89:38)

·       Los Patriarcas un par de veces (Salmo 105:15; 1 Crónicas 16:22)

·      Salomón una vez (2 Crónicas 6:42)

·      Un futuro Rey una vez (1 Samuel 16:6)

·      Y aún el Rey pagano Ciro una vez (Isaías 45:1)

·   El prometido y último MESÍAS nueve veces (1 Samuel 2:10,35; Salmo 2:2; 89:51; 132:10,17; Daniel 9:25-26; Habacuc 3:13).

Por lo tanto, hay muchos “Cristos” que precedieron a Jesús, pero él es el último “CRISTO.” En el Nuevo Testamento, los Cristianos son UNGIDOS, es decir, “Cristos” (2 Corintios 1:21).

No hay ningún indicio de que el título MESÍAS designe a Dios. Ser un Mesías, es ser un AGENTE del único Dios Verdadero (Juan 17:3; Marcos 12:29).

Como el último y gran MESÍAS Jesús es Profeta, Sacerdote y Rey. Ciertamente, el Dios Padre lo UNGIÓ por encima de todos sus predecesores, por encima de sus compañeros (Hebreos 1:9).

La palabra “Jesucristo” encubre el Reino de Dios
La palabra “Jesucristo” impide ver el futuro Reino de Dios anunciado por Jesús como la razón de su ministerio (Marcos 1:14-15; Lucas 4:43). Leer “Jesucristo” no conduce al lector a hacerse más preguntas, pero el título “CRISTO”, definitivamente Sí. Dado que “EL CRISTO” es “EL REY” elegido por Dios; y éste evidentemente no puede ser un “REY”, sin Príncipes, sin una Corte Real, sin un “REINO” que gobernar.

La buena noticia (Gr. Evangelio) para toda la humanidad, es que llegará el día, en que en esta tierra se dejará de hacer la voluntad del hombre, y entonces se hará la voluntad de Dios; y aquel que ejecutará la voluntad de Dios aquí en la tierra, será el Hombre Ungido Jesús. (1 Timoteo 2:5).

Del Salmo 2, aprendemos que “UNGIDO (v.2)”, “REY (v.6)”, e “HIJO DE DIOS (v.7)”, son términos que  aplican al Gobernante escogido por Dios para gobernar la tierra (Salmo 2; Apocalipsis 12:5; 19:15-16); el cual vendría a la existencia en un punto específico en el tiempo de la historia de la humanidad; el Salmo 2:7 dice: “Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy”, ése hoy sin lugar a dudas, tiene su cumplimiento en Lucas 1:35, por lo tanto, Jesús es ese “Cristo de Dios” (Lucas 9:20), profetizado en el Salmo 2 que gobernará la tierra en el futuro.

El Reino de Dios es pues, el gobierno que será establecido en la segunda y visible venida (Gr. Parusía) de Jesús a la tierra (en esta ocasión desde los cielos). Y es por dicha razón, que Jesús nos mandó a sus seguidores, pedir cada día por la venida del Reino de su Dios y Padre, para que se haga su voluntad aquí en la tierra, como se hace en el cielo (Mateo 6:10). El futuro Reino de Dios en manos de Jesús el Cristo y su Iglesia (Daniel 7:18,22,27; 2 Timoteo 2:12; Apocalipsis 2:26-27), significa el fin de esta presente era maligna y decadente gobernada por el Satanás y sus súbditos. (2 Corintios 4:4, 1 Juan 5:19, Gálatas 1:4).

A continuación veamos que hablar de “Jesucristo”, no es lo mismo que hablar de Jesús “EL CRISTO”. Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Y ustedes quién dicen que soy Yo? A lo que Simón Pedro respondió: Tú eres:

·      EL CRISTO, el hijo del Dios viviente. (Mateo 16:16-18).
·      EL CRISTO. (Marcos 8:29).
·      EL CRISTO de Dios. (Lucas 9:20).
·      EL CRISTO, el hijo de Dios. (Juan 20:30-31).

Simón Pedro, por revelación del Padre, asegura que Jesús es “EL CRISTO” anunciado por los profetas (1 Samuel 2:10,35; Salmo 2:2; 89:51; 132:10,17; Daniel 9:25-26; Habacuc 3:13), y esperado por todo el pueblo de Israel (Lucas 2:10-11; Mateo 1:21; 2:1-2). Jesús elogia a Simón y le dice que sobre esa respuesta (revelada por el Padre) edificará su Iglesia. Y si sobre dicha confesión, que es la roca o el fundamento de la fe Cristiana: “Tú eres EL CRISTO de Dios”, ha de ser edificada la Iglesia, entonces este tema es de vital importancia, sin exagerar en alguna medida, es una cuestión de vida o muerte.

A lo largo del Nuevo Testamento, leemos que los escritores se refieren a Jesús como: “Jesús Cristo”, “Jesús el Cristo”, “Cristo Jesús”, “el señor Jesús Cristo”, y “el señor Jesús”. La confusión aumenta cuando el lector desconoce el significado en Español de la palabra Griega “Cristo” y su contexto, por ejemplo, al leer Romanos 10:9-10 y 1 Corintios 8:6 el lector pasa por alto algo muy importante, veamos:
“que si confesares con tu boca que ‘Jesús es el Señor’,  y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,  serás ‘salvo’. Porque con el corazón se cree para justicia,  pero con la boca se confiesa para ‘salvación’.” (Romanos 10:9-10).
“para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y ‘un solo Señor, Jesucristo’, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” (1 Corintios 8:6).
El lector supone que Romanos 10:9-10 dice que se debe confesar que Jesús es el Señor Dios. Y que cuando 1 Corintios 8:6 dice que hay un Dios, ése es el Señor Jesucristo. Sin embargo, al leer Lucas 2:11 y Hechos 2:36, aprendemos que esas son solamente suposiciones, leamos:

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un ‘Salvador’, que es el señor CRISTO.”

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este ‘Jesús’ a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho señor y CRISTO.”
La salvación (Mateo 1:21; Lucas 2:11) no se obtendrá entonces, creyendo que “Jesús es el Señor Dios hecho hombre” como el credo Católico de 381 dC propone, sino creyendo que Jesús es “el señor Cristo”, el señor de David a la diestra de Dios según el Salmo 110:1.


“Jesucristo” por lo tanto, es dentro de la Ortodoxia Católica-Evangélica: “el Hijo de Dios hecho hombre”, mientras que en la Biblia: “Jesús es EL CRISTO.” El Rey escogido por Dios para gobernar la tierra en su futuro regreso según el Salmo 2.

En términos claros y sin ambigüedades, es obvio y evidente que creer en “Jesucristo”, NO es lo mismo que creer que “Jesús es EL CRISTO”. (Juan 20:30-31; 1 Juan 5:1). La obediencia es la clave de la salvación (Juan 3:36; Hebreos 5:9), creer que Jesús sea algo más que lo revelado por Dios en Mateo 16:16-17 es contradecir a Dios, es no creerle a Dios, es desobedecer a Dios (1 Juan 2:22). En términos Bíblicos, afirmar que “Jesús es Hijo de Dios”, significa que Jesús NO es Dios, ya que Adán también era Hijo de Dios (Lucas 3:38), y absolutamente NADIE clama que Adán por ser “Hijo de Dios”, fuera Dios.

CONCLUSIÓN
El Jesús de la Biblia es pues, “EL UNGIDO de Dios” (i.e. EL CRISTO —Mateo 16:16-18; Marcos 8:29; Lucas 9:20; Juan 20:30-31); “el hijo humano de Dios” (1 Juan 5:18; Mateo 1:18-20); “el segundo Adán” (1 Corintios 15:45); “el hijo del hombre” (Juan 9:35-37).

El Jesús de la Biblia tiene su singular ORIGEN (Gr. Génesis Mateo 1:18), cuando es TRAÍDO A LA EXISTENCIA (Gr. Gennáo) EN María (Lucas 1:35; Mateo 1:20).

El Jesús de la Biblia no se hizo hombre, sino que ES un hombre, que nació (no se encarnó), sino que nació en Belén. (Mateo 2:1; Lucas 2:4-7). Y al afirmar que Jesús ES un hombre, no estamos diciendo que Jesús sea hijo biológico de José. Pues la Sagrada Escritura dice claramente que el Padre de Jesús es Dios y no José. (Lucas 3:23; Mateo 1:18-20; Lucas 1:30-35; 1 Juan 5:18).

Amén